La Mente de Cristo

Abril 23, 2006

Introducción

 

Esta mañana, formulamos la pregunta, “¿Qué dice la Biblia acerca de la mente de Cristo?” Esta es una pregunta que fue formulada en un “cuestionario de investigación de la Iglesia” que fue realizada hace un mes atrás. ¿Dónde encontramos la expresión: “La mente de Cristo”. El único lugar donde estas palabras y en ese orden son halladas es en 1 Corintios 2:15-16 VRV, donde dice: “En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie. 16 Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente1 de Cristo”.   

1íï™ò nous

Definición de Thayer:

1)      la mente, comprende tanto las facultades de percibir y comprender y aquellas de sentimiento, juicio, determinando

                     1a) La facultad intelectual, la comprensión

1b) Razón en el sentido restringido, como la capacidad para la verdad espiritual, los más grandes poderes del alma, la facultad de percibir las cosas divinas, de reconocer la bondad y de odiar el mal.

1c) El poder de considerar y juzgar sobriamente, calmadamente e imparcialmente.

2) Un modo particular de pensar y juzgar, i.e. pensamientos, sentimientos, propósitos, deseos.

 

      ¿Qué asociamos con la mente de Cristo?

 

Cuerpo

 

I.        La mente es nuestro pensamiento y razonamiento.

 

A.     Como Cristianos, somos amonestados a ser de igual mentalidad entre unos y otros.

 

(Rom 15:5-6 VRV)  “Pero el Dios de la paciencia y de la consolación os dé entre vosotros un mismo sentir según Cristo Jesús, 6 para que unánimes, a una voz, glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo”. 

1.      Aún así, hay ciertas áreas para las diferencias de opinión.

 

(Rom 14:1-5 VRV)  "Recibid al débil en la fe, pero no para contender sobre opiniones.  2 Porque uno cree que se ha de comer de todo; otro, que es débil, come legumbres. 3 El que come, no menosprecie al que no come, y el que no come, no juzgue al que come; porque Dios le ha recibido.  4 ¿Tú quién eres, que juzgas al criado ajeno? Para su propio señor está en pie, o cae; pero estará firme, porque poderoso es el Señor para hacerle estar firme. 5 Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté plenamente convencido en su propia mente”.

 

2.      ¿Está seguro que está en lo correcto? ¿Es usted un aprendiz?

 

(1 Cor 4:5-6 VRV)  "Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios. 
4:6 Pero esto, hermanos, lo he presentado como ejemplo en mí y en Apolos por amor de vosotros, para que en nosotros aprendáis a no pensar más de lo que está escrito, no sea que por causa de uno, os envanezcáis unos contra otros
".

 

B.     Nuestras mentes son también usadas para el juicio apropiado.

 

(Juan 7:24 NVRJ)  "No juzguéis según la apariencia, sino juzgad con juicio justo”.

 

C.     Es difícil separar la mente y el espíritu.

 

(Rom 8:9-10 VRV)  “Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo1, no es de él. 10 Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia”.

 

12a) El espíritu racional, el poder por el que el ser humano siente, piensa, y decide.

 

 

II.     El Espíritu de Cristo debe servirnos de guía en entendimiento.

 

A.     Debemos estar aptos para discernir entre el bien y el mal.

 

(Heb 5:12-14 VRV)  “Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido. 13 Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño; 14 pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal

 

B.     Dios espera que nosotros estudiemos para aprender, y estar aptos para enseñar a otros.

 

(2 Tim 2:2 VRV)  “Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros”

 

III.   La Mente de Cristo incluye las actitudes de Cristo

 

A.     Necesitamos ser humildes y obedientes.

 

(Fil 2:5-8 VRV)  “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,  6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,  7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz”. 

1.      Eso envuelve presentar nuestros cuerpos como un sacrificio vivo.

 

(Rom 12:1-2 VRV)  “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”. 

 

2.      Eso produce una vida que muestra el fruto del Espíritu.

 

(Gal 5:22-24 VRV)  “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.  24 Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos”. 

 

B.     Lo que está en nuestra mente es lo que hace lo que somos.

 

(Prov 23:7 NVRJ)  “Porque como él piensa en su corazón, así es él. Come y bebe te dice a ti pero su corazón no está contigo”.

 

C.     Debemos ser de mente sensata.

 

(2 Tim 1:7 NKJV)  “Porque Dios no nos ha dado una mente de temor, sino de poder y de amor y de sano juicio”.

 

1óùöñïíéóìüò  soôphronismos  Definición de Thayer:  1) Una amonestación o llamado a una mente juiciosa para la moderación y el auto control”.

 

IV. Para nosotros Dios pretende que tengamos una mente inquisidora e investigadora.

 

A.     A Timoteo Pablo le dio esta amonestación:

 

(2 Tim 2:15 VRV)  “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad”. 

B.     Nuevamente, “la mente de Cristo” es nuestro ejemplo:

 

(Lucas 2:46-47 VRV)  “Y aconteció que tres días después le hallaron en el templo, sentado en medio de los doctores de la ley, oyéndoles y preguntándoles. 47 Y todos los que le oían, se maravillaban de su inteligencia y de sus respuestas”. 

 

Conclusión

 

(Rom 8:9-10 VRV)  “Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu1 de Cristo, no es de él.  10 Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia”.  

 

Para tener la mente de Cristo, debemos estudiar la vida y la enseñanza de Jesucristo. 

 

Que siempre le pidamos a Dios bendiciones mientras estudiamos para entender Su palabra. 

 

(Santiago 1:5 VRV)  “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada”. 

 

 Bienvenido al estudio de la Biblia       Sermones que He Predicado

 

Hit Counter